Divorcio inminente entre Jack Martínez y Guaros de Lara

Estándar

Un comunicado de prensa enviado por Guaros de Lara, en el que se informada que Jack Michael Martínez pudiera no volver con los larenses para la temporada que viene de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB), provocó una reacción del pívot dominicano, quien hizo público su rechazo a seguir con los “alados” si se mantienen Tomás Morris y Carlos Gil, gerente deportivo y asistente técnico, respectivamente.

El presidente de los crepusculares, Jorge Hernández, sostuvo en dicha comunicación que “Jack me habló de algunas exigencias para venir con el equipo el año entrante, pero después de lo que escuché creo que no voy a contar con él”.

Al consultarle sobre esas “exigencias” a Martínez, quien defiende la camiseta de su país en el Premundial FIBA Américas, el caribeño soltó que en efecto “le dije que a Jorge que no tenía problemas en volver, porque me siento a gusto en Guaros de Lara”, para luego comentarle que “puedo volver, pero tú sabes muy bien con quien tengo problemas en tu gerencia”.

“Eso fue todo lo que le dije”, relata Martínez, quien posteriormente expresó que “esa persona a la que me refiero es Tomás Morris”. “Son unas cuantas cosas que pasaron el año pasado y que en realidad no me gustaron. Tomás Morris junto con el asistente Carlos Gil, todo el año trataron de cambiarme de equipo a espaldas de Jorge Hernández. Morris llamó a mi agente (Pedro Pablo Pérez) pidiéndole jugadores”, relata.

“Pedro Pablo nunca me lo contó porque me conoce, apenas me lo dijo fue cuando llegué a Dominicana después que terminó la temporada”, agrega.

“Mi agente me dijo que Tomás lo tenía loco, que insistía en cambiarme”, continuó Martínez. “Ya en Dominicana pedí muchas veces hablar con Jorge, pero me decían que estaba de viaje y no me dejaban comunicarme con él”, detalla.

“¿Cómo le vas a jugar sucio a un jugador que te está haciendo el trabajo y que es reconocido en la liga?”, se pregunta Jack, quien considera que “son cosas que quizá Jorge no sepa”.

“Con gente como Morris yo no quiero estar ni cerca. Yo concentrado en lo mío, con estrés porque el equipo no podía clasificar a la postemporada, mientras que Tomás Morris y Carlos Gil por la espalda intentaban cambiarme”, asegura.

“No era Tomás solo, el asistente Calos Gil se ve con cara de ángel y por atrás apuñaleando a uno, yo no me puedo quedar con eso”, remata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s